Esta niña estaba extremadamente grave. Hasta que su hermana le salvó la vida de la forma más inverosimil


Poppy Smith, sufrió de daño cerebral hipóxico en su segundo cumpleaños, pero cuando la hermana Macey, de 12 años de edad, hizo una pedorreta en su vientre todo cambió. Los médicos están desconcertados por su progreso, ya que ha aprendido a hablar y gatear de nuevo.

Un padre ha revelado cómo su hija fue traída de vuelta a la vida por su hermana mayor con una simple y cariñosa “pedorreta” en su vientre.

Poppy Smith, de dos años, sufrió daño cerebral hipóxico en su segundo cumpleaños y los médicos advirtieron a sus padres que sus posibilidades de supervivencia eran escasas. Pero ella ha desafiado las expectativas y nueve semanas más tarde, Poppy está gateando de nuevo e incluso puede hablar más que antes.

Poppy Smith, de dos años, fue devuelta a la vida por su hermana Macey, de 12 años, quien hizo una pedorreta en su vientre

Sus devotos padres, el diseñador Stephen, de 34 años, y la ayudante de aprendizaje Amy, de 31 años, de Barrow In Furness, Cumbria, dicen que todo se reduce a ese momento mágico con su hermana Macey, ahora de 12 años.

Enlace patrocinado

“Macey hizo una pedorreta en su vientre y de repente Poppy comenzó a reír. No podíamos creerlo.”

“Ahora creemos firmemente que Poppy volverá a caminar y volverá a hablar, ya que ha sido una luchadora desde el momento en que nació.”

Sus devotos padres, el diseñador Stephen, de 34 años, y la ayudante de aprendizaje Amy, de 31 años, de Barrow In Furness, Cumbria, dicen que Poppy está haciendo una notable recuperación gracias a Macey

Poppy fue diagnosticada con el síndrome de Moebius, lo que significa que los músculos de su cara no funcionan correctamente, después de que sus padres notaran que a menudo la comida se le caía de la boca. En la foto, Amy con su hermana mayor Macey
Aunque los doctores advirtieron que el desarrollo de Poppy podría retrasarse y que ella podría no volver nunca a caminar o a hablar normalmente, ella demostró que estaban equivocados

 

El 17 de diciembre de 2014, Poppy Smith nació a las 29 semanas, pesando sólo 2 libras.

Después de pasar tres meses en una sala de neonatal, se le permitió ir a casa, con un peso de 4 libras y media.

Pero sus padres notaron que a menudo su comida se le escapaba de la boca, por lo que la llevaron al hospital y le diagnosticaron el síndrome de Moebius, lo que significa que los músculos de su cara no trabajan correctamente.

Aunque los doctores advirtieron que el desarrollo de Poppy podría retrasarse y que ella podría no volver nunca a caminar o a hablar normalmente, ella demostró que estaban equivocados.

“Dijeron que ella no podía caminar o hablar, pero comenzó a caminar a los 15 meses, lo cual es bastante normal para un bebé prematuro. Fue increíble verla haciendo todas esas cosas.”

“Conseguimos quitarle el  tubo de alimentación alrededor de su primer cumpleaños y durante 2016, ella ha estado mejorando cada día”.

Ha tenido algunos ingresos hospitalarios por problemas respiratorios, pero los médicos están muy satisfechos con el progreso de Poppy a pocos días de su segundo cumpleaños en diciembre de 2016.

El 17 de diciembre de 2014, Poppy Smith nació a las 29 semanas, pesando sólo 2 libras. Después de pasar tres meses en una sala de neonatal, se le permitió ir a casa, con un peso de 4 libras 6 onzas
Días antes de cumplir dos años, la madre Amy no pudo despertar a Poppy y la llevó al Hospital General Barrow In Furness. 
Ellos la transfirieron al Alder Hey Children’s Hospital de Liverpool para un tratamiento más especializado

Días antes de cumplir los dos años, la madre Amy no pudo despertar a Poppy y la llevó al Hospital General Barrow In Furness. Ellos la transfirieron al Alder Hey Children’s Hospital de Liverpool para un tratamiento más especializado.

“Podíamos sentir el latido de su corazón, pero ella no respondía. Sabíamos que algo andaba seriamente mal. Estaba respirando, pero jadeaba con dificultad.”

Ella había adquirido un tono azul antes de llegar al hospital general de Barrow In Furness, donde intentaron estabilizarla, antes de ser transferida para un tratamiento más especializado en el hospital de Alder Hey de niños de Liverpool.

Al día siguiente, Poppy mejoró tanto que le quitaron el respirador.

Pero dos días después, en su segundo cumpleaños, sus padres notaron que algo no andaba bien.

Enlace patrocinado

“Sus ojos de ella empezaron a ponerse en blanco. Una radiografía del tórax mostró que sus pulmones estaban llenos de líquido, y tuvo otro paro respiratorio.”

“Esa noche empezó a desarrollar temblores y convulsiones. Se estaba deteriorando rápidamente.”

“Dos días después, una resonancia magnética reveló algunos resultados devastadores.”

“Cuando volvió de la exploración, los doctores nos llevaron a una habitación lateral y dijeron que tenía un daño cerebral hipóxico severo.”

“Le pregunté si iba a caminar o hablar de nuevo, pero dijeron que ni siquiera sabían si iba a sobrevivir. Escuchar algo así fue desgarrador.”

Una resonancia magnética mostró que tenía daño cerebral hipóxico severo y volvieron a ponerle un respirador. 
Los médicos dijeron que no sabían si iba a sobrevivir
La familia, incluyendo a las hermanas de Poppy, Eliseo, ahora de 14 años, Macey y su hermano Alfie, de 11 años, pasaron la Navidad juntos en el hospital, pensando que podría ser la última navidad de Poppy

“Nos dijeron que sólo podíamos esperar y ver qué sucedía, pero no era suficiente. Sólo quería que me dijeran que iba a estar bien.”

Los médicos podían hacer que Poppy volviera a respirar por sí misma, pero seguía sin responder.

El día de Navidad, Poppy Smith fue trasladada a una Unidad de Alta Dependencia y toda la familia la visitó para desearle una feliz Navidad

“Ella no podía sentir nada y no le quedaba ningún brillo en sus ojos. La sostuvimos, pero ella sólo miraba a través nuestro. Nunca he sentido un dolor así en mi vida. La angustia era enorme.”

La familia, incluyendo a las hermanas de Poppy, Elisha de 14 años y Macey y el hermano Alfie de 11 años, pasaron la Navidad juntos en el hospital, pensando que podría ser la última navidad de Poppy.

“Fuimos a la misa de medianoche en Nochebuena y encendimos velas. Le pregunté al sacerdote si podía venir a darle una bendición.”

El día de Navidad, Poppy Smith fue trasladada a una unidad de alta dependencia y toda la familia la visitó para desearle una feliz Navidad.

“Ese fue el momento increíble el el que ella se rió, mientras Macey hacía una pedorreta en su vientre.”

“Fue asombroso. Después descubrimos que no era raro que la gente en ese estado mostrara emociónes, pero para nosotros parecía que ella estaba respondiendo.”

“Entonces, tuvo pequeños temblores en sus brazos y piernas. Los médicos dijeron que podían ser reflejos espinales, pero sentí que eran mucho más.”

Los médicos estaban desconcertados por la notable recuperación de Poppy y día a día, ella mejoró lentamente – aprendiendo a hablar y gatear de nuevo.

“No podíamos creerlo. Han pasado sólo ocho semanas. Es increíble. Ha progresado mucho.”

“Los médicos están desconcertados. Dicen que lo que está ocurriendo no es normal. Están muy contentos. Se ha demostrando que estaban equivocados.”

Ocho semanas después de que recuperara el conocimiento, Poppy aprendió a hablar y gatear de nuevo
 
Amy con su hermano Alfie de vacaciones en Lanzarote en diciembre de 2015, un año antes de que sufriera daño cerebral hipóxico
 
La familia de Poppy está tratando de recaudar £ 6.000 para pagar dos semanas de fisioterapia intensa en la Unidad de Rehabilitación Cosmosuit en Italia para ayudar a Poppy a volver a la normalidad

Ahora, la familia está recaudando fondos, alrededor de £ 6.000 para pagar dos semanas de fisioterapia intensa en la Unidad de Rehabilitación Cosmosuit en Italia, ya que ellos creen que deben trabajar rápidamente para tratar de ayudar a Poppy a volver a la normalidad.

“Queremos conseguir más fisioterapia para ella antes de que sea tarde, porque creemos que cuanto antes lo hagamos, más movilidad podrá recuperar.”

“Nuestro hospital ha sido genial, pero es pequeño y no tienen las facilidades para darle ese tipo de tratamiento. Sólo tiene una sesión de fisioterapia por semana.”

“Esperamos poder hacer una sesión todos los días ayudará a mejorar su movilidad.”

“Ella sigue estando un poco temblorosa, pero creo que será capaz de caminar por su cuenta ya ha llegado tan lejos… Solo necesitamos recaudar el dinero suficiente.”

Fuente: dailymail

Quizás te interese...

Y tú, ¿qué opinas?

log in

reset password

Back to
log in